Anuncio
Anuncio
18 de Noviembre de 2020

Hablemos de San Ángel –Magdalena-, señor Jorge 40. Hablemos de Chani, Tolemaida, Danilo y Sonia: hablemos de despojo

El paramilitarismo hay que entenderlo a partir de cuatro elementos en su conjunto: la violencia, que creó escenarios de carácter definitivo en la memoria: no se pueden borrar. Las tierras, la política y la economía. De estos cuatro elementos, al menos dos de ellos han tenido avances significativos. La memoria violenta y la política –aunque esta última solo en una dirección: la parapolítica-. Hay una deuda eterna con el despojo y la paraeconomía.

Los primeros en llegar a estas tierras fueron los Elenos; luego su disidencia, el ERP –Ejército Revolucionario del Pueblo- y finalmente las FARC-EP., que tomaron ventaja sobre los otros y se impusieron en medio de estas tierras ganaderas y de latifundistas. Fincas de más de 100 000 ha., y de las que anualmente, solo una familia ganadera sacaba entre 7 000 y 8 000 novillos. Tierras donde Jorge 40 puso su base principal (entre San Ángel y Oceanía): en la hacienda de un “próspero ganadero agobiado por las vacunas de la guerrilla”.

Los primeros paramilitares en llegar fueron “los Cheperos”. Esos mismos que no dieron un solo peso para reparar a las víctimas, que no participaron de Justicia y Paz y que solo desmovilizaron a 48 personas con el nombre de: Autodefensas Campesinas del Sur del Magdalena e Isla de San Fernando. Esas mismas que tuvieron el control del Sur del Magdalena y que solo entregaron 27 fusiles y que, además, su comandante, José María Barrera, alias Chepe Barrera, gozó de toda impunidad y en libertad, hasta este año que murió en un accidente de tránsito. Murió sin reparar y sin decir la verdad. Sin reconocer sus crímenes.

En el 96 mataron al Negro España (Armando España). Un hombre servicial, pacífico, que tenía un taller de soldadura. La gente de Chepe, para darle una lección al pueblo, porque uno de sus hijos se había ido para la guerrilla, lo fueron a buscar y lo trajeron a la mitad del pueblo. Allí reunieron a toda la gente; incluyendo a su esposa y su hijo menor, que fueron obligados ver. Delante de todos, uno de ellos puso la trompetilla del fusil sobre el occipital y disparó. Hubo exposición de masa encefálica por todo lado. ¡Ay, mijo! Cómo te mataron. Dijo su esposa quien se puso a recoger los sesos para meterlos nuevamente en el cráneo destrozado.  (Testimonio oral)

De esto nada dijo Chepe, ni los poderosos ganaderos que lo patrocinaron, ni de la gente a la que le malograron la vida cuando pasaron por: el Difícil, Chibolo, el Toro, Palizua y la Pola. Entre otros sitios más.

Hablemos de Chani, de Danilo y de Tolemaida. Hablemos del profesor Etiel Flórez al que degollaron delante de todos y no quitaron la daga del cuello hasta que se desangró. Incluso fue profesor de primaria de uno de ustedes tres. Hablemos también de esa base principal, “don” Jorge a la cual llevaban a las personas que iban a asesinar. Gente de Algarrobo, la Loma del Bálsamo, Buenavista, Caracolicito, el Copey y Bosconia. Solo por nombrar algunos sitios. Hablemos de lo que hicieron en Oceanía. Las víctimas necesitan un acto suyo de valentía y que les responda por los daños. Las víctimas necesitan saber quiénes fueron sus poderosos aliados para el despojo y porque hoy, justo cuando hay medida de restitución de 56 bienes, está desaparecido, desde el 23 de septiembre, Fernando de la Hoz Guette, hijo de una de esas reclamantes. No digo que usted sea responsable, pero por lo menos diga quiénes fueron esos aliados que hoy se aferran a las tierras despojadas y al proceso de restitución.

No sé si quiere también que hablemos de todo el ganado que sacaron para no reparar a las víctimas. Quizá de esto mejor no. Pero qué tal si hablamos de aquel episodio, narrado por muchos, donde dicen que había varias personas para asesinar (cerca de 70) y que decidieron amarrarlas y luego hacer un hueco con una retroexcavadora y enterrarlos vivos. O quizá deberíamos hablar de los hornos crematorios artesanales en los que desaparecían los cuerpos en San Ángel y el Copey. Usted señor Jorge 40 le debe mucha verdad a este departamento.

Hablemos de la muerte del pastor Antonio Rodríguez, cuyo tema fue por tierras, adquiridas legalmente y que cuando ustedes sacaron a las guerrillas, también a los pequeños ganaderos y finqueros. Él se negó a irse de sus tierras. Desde allí empezó el despojo. Este fue uno de esos, de la vereda la Pola. Quizá usted no lo recuerde, pero en el 2010, estuvo: “Ordóñez, acompañando por José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, y un grupo de ganaderos de la región, para darles un mensaje claro: no están dispuestos a ceder un palmo de sus fincas, pues consideran que la Ley de Víctimas está hecha a la medida de las FARC (El Espectador, 2016). También estuvo Santos y se paró justo donde mataron al pastor para mandar un mensaje: la restitución y la reparación es posible. Pues bien, todavía la siguen esperando y eso fue en 2012 (El Vocero de la Provincia, 2012).  

Hoy hay un mensaje positivo para las víctimas: la ampliación de la Ley de Víctimas para garantizar el derecho a la verdad y a la reparación integral. Que sea este un buen momento, porque el mecanismo de no repetición claramente está muy comprometido en el Sur del Magdalena a cuenta de varios hombres y aliados que estuvieron bajo sus órdenes.

No quiero terminar este escrito sin hacer alusión a la poderosa Sonia, de quien dicen (y de esto no tengo certeza): asesinó a su propia hija de crianza por un tema de dinero que era suyo o del Bloque Norte para ser más preciso. Lo que sí es cierto es que manejaba recursos y era muy buena en temas logísticos. Hasta de las iglesias sacaba sillas para los grandes conciertos con Poncho Zuleta donde usted y sus aliados se regocijaban.

Espero que no pase a la historia como la persona que pudo desenredar muchos vínculos que hacen que la violencia en el departamento del Magdalena sea un ejercicio permanente. Por ahí escuché que, en San Ángel, lo esperan. Si no va a decir la verdad, al menos no vaya por allá. Son más las victimas que claman justicia que esos “empresario-latifundistas-ganaderos” que le profesan agradecimiento por su silencio.

Espero sinceramente, que aparezca sano y salvo: Fernando de la Hoz Guette y espero un acto de valentía con el departamento del Magdalena, el Cesar y La Guajira.        

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Lo Destacado

cortesía
cortesía

Murió el escritor samario Ramón Illán Bacca a sus 82 años

La literatura caribe se encuentra de luto, el escritor cumpliría 83 años este 21 de enero.

1 hora 7 mins

Christian Daes ofrece beca al 'Icfes perfecto' de Barranquilla para que estudie donde quiera

El presidente de Tecnoglass señaló que lo apoyarían a través de la Fundación de la compañía.

50 mins 25 segs
cortesía
cortesía

Capturan en Cartagena a ciudadano noruego acusado en su país por delitos sexuales contra su hija

El Tribunal de Apelación de Borgarting (Noruega) requiere a este hombre para que cumpla la condena de 11 años y 6 meses de prisión.

1 hora 58 mins
Los militares se tomaron el Capitolio para evitar que se presente una nueva irrupción civil.
Los militares se tomaron el Capitolio para evitar que se presente una nueva irrupción civil.

EE.UU. arma el Capitolio 'hasta los dientes' para la posesión de Biden

El evento se llevará a cabo el próximo miércoles. Tomaron medidas para que no se repita el asalto del pasado 6 de enero.

2 horas 4 mins
cortesía
cortesía

Duque invitó a los organismos de control a acompañar proceso de vacunación

La declaración del Mandatario se dio en el acto de posesión de Margarita Cabello como Procuradora General de la Nación.

34 mins 25 segs
Lugar del descubrimiento de los restos del dinosaurio.
Lugar del descubrimiento de los restos del dinosaurio.

Descubren en Argentina restos de dinosaurio gigante

Investigadores afirman que los huesos permanecieron en el lugar por más de 200 millones de años.

2 años 6 months
Anuncio
Anuncio