Miércoles 11 de Enero de 2017 - 4:54pm

Vargas Lleras transformó una grave agresión física en chiste para los contratistas

Germán Vargas Lleras ha recorrido los municipios del Magdalena inaugurando obras.
En Ciénaga, el vicepresidente les dijo a los constructores de nuevas casas gratuitas que si no cumplían los plazos les daba “un cocotazo”.

La grave situación que se presentó en el mes de diciembre, cuando el vicepresidente Germán Vargas Lleras le dio un coscorrón a uno de los escoltas de su esquema de seguridad que se le atravesó en el camino, fue acuñada por él mismo pero para hacer comentarios graciosos.

Así sucedió este miércoles desde el municipio de Ciénaga, adonde asistió el vicepresidente para la suscripción de un contrato de construcción de dos proyectos de urbanización que contempla la construcción de 400 viviendas gratuitas para los ciudadanos de ese municipio.

Recomendamos: ¿Y quién suspende e inhabilita a Vargas Lleras? #QueSuspendanAVargasLleras

En su discurso, Vargas Lleras hizo el siguiente apunte: “Casa construida, casa pagada y entregada, si no cocotazos para los constructores”.

La frase de Vargas Lleras es un ‘comentario gracioso’ en alusión al escándalo que él mismo protagonizó al darle un verdadero coscorrón al escolta de su esquema de seguridad, que durante un evento en el mes de diciembre, se le atravesó en medio de su camino y lo obstaculizó.

Pese a que el Vicepresidente pidió disculpas al escolta, el país entero rechazó la agresión.

Sin embargo, ninguna autoridad disciplinaria se pronunció sobre un hecho que a cualquier otro funcionario, muy seguramente, le hubiera costado una destitución e inhabilidad por varios años, así como alguna consecuencia penal. 

Lo destacado